Ed. Infantil

El segundo ciclo de la etapa de Educación Infantil comprende los alumnos de 3 a 6 años. Está considerado como uno de los ciclos más importantes en nuestro colegio, ya que en esta etapa es donde se inicia la adquisición de los hábitos y las capacidades básicas y se establecen las bases para el buen desarrollo de los posteriores niveles educativos. Para ello, se centra en tres grandes áreas:


- Conocimiento de sí mismo y Autonomía personal:

Trabajamos la propia identidad de cada niño para que pueda establecer una buena relación con el mundo que le rodea a través de la expresión de las emociones, los sentimientos y los propios descubrimientos, para desarrollar el interés y el respeto por los demás. Es importante el desarrollo integral de los alumnos y para ello fomentamos su autonomía e independencia a través de las rutinas diarias. El proyecto de educación de la interioridad favorece en el aula la creación de un ambiente de confianza, cooperación y esfuerzo personal en el que tiene cabida.

 

- Conocimiento del Entorno:

Partimos de las realidades más cercanas de los niños y niñas: la familia, la escuela, su barrio, nuestra ciudad; implicándoles en una serie de vivencias y actividades que les conducen a incorporar conceptos, habilidades, actitudes, valores y normas que más adelante podrán aplicar en otros contextos y situaciones.

- Lenguajes: Comunicación y Representación:

La expresión oral se trabaja durante todo el ciclo de forma constante a través de actividades atractivas para los niños y niñas, como en las asambleas, las dramatizaciones, los cuentos, los poemas,... La expresión escrita se va introduciendo de forma progresiva teniendo en cuenta la edad y la maduración de los niños y niñas.  Desde los tres años establecen también su primer contacto con la lengua inglesa y las tecnologías de la información y la comunicación. Además, a través del “Proyecto Leemúsica”, en colaboración con la Universidad de Valladolid, los niños desarrollan las capacidades de atención, percepción sonora y memoria rítmica y melódica. Mediante la experimentación con diferentes texturas, técnicas y materiales se les facilita expresarse a través del lenguaje plástico. También para desarrollar su imaginación y creatividad los alumnos elaboran diferentes libros: animales, arte, recetas, cuentos, adivinanzas,...